Morando bajo el abrigo del altísimo

323828-FB~Shade-Tree-on-Grassy-Hill-Posters

Introducción: Dios mío, sólo tres cosas pido 

J.D. Greear nos comparte tres cosas que cada mañana le pide a Dios para empezar el día, concentrando su atención en el evangelio. Sin llegar a hacer de ello una fórmula, un ritual mecánico o un mantra, creo que la oración de Greear es un buen modelo a seguir en nuestras oraciones, de acuerdo al deseo que debería caracterizarnos al querer vivir vidas centradas en el evangelio. En primer lugar, escribe Greear, me he dado cuenta que es más fácil tener una teología evangélica que vivir una vida centrada en el evangelio. Al abrazar estos principios cada mañana aplico el evangelio a mi corazón, ello me ayuda a someter todos mis ídolos, contrarrestar mi natural inclinación a justificarme por obras y me estimula a crecer en la gracia de Dios. Veámos, pués, en el resto de esta entrada en qué consiste esta oración matutina que Greear nos propone como reflexión.

1. Amor y Gracia inmerecidos

“Dios, es porque estoy en Cristo que sé que no hay nada que yo pueda hacer hoy que me haga más merecedor de tu amor, aunque tampoco hay nada que yo pueda hacer que te haga amarme menos.”

Tal y como decía Martín Lutero, la condición por defecto del corazón humano es la “religión”. Incluso después de haber sido convertidos, nuestros corazones se inclinan de nuevo hacia las obras de justicia, a menos que constantemente vayamos redirigiéndolos hacia el evangelio. Esta oración me ayuda  a recordar lo que Dios ha hecho de mí, por su gracia, en Cristo. De acuerdo a Juan 17, ahora Dios me ama tanto como ama a Cristo. En base a esta verdad del evangelio, cualquier idea de que su amor por mí pueda crecer o disminuir ha de ser descartada por ser,  simplemente, absurda.

2. Gozo en la suficiencia de Cristo

“Señor, tu presencia y el agradarte a ti es todo cuanto necesito para tener gozo hoy.”

Esta oración me ayuda a luchar contra mi tendencia natural a la idolatría. Calvino describió al corazón humano como “una fábrica constante de ídolos.” Fuimos creados para adorar, pero substituimos a la criatura por el creador (Romanos 1:25). De hecho convertimos cualquier cosa que nos agrada en un ídolo, tratando de encontrar en ello nuestra felicidad en lugar de encontrar esta felicidad en Dios. Esta frase me ayuda a recordar que no necesito agradar a los hombres, ser bendecido económicamente, tener éxito o, ni tan siquiera, ser feliz para tener gozo.

3. Descansar en la bondad de Dios

 “Señor, todo lo que el evangelio me dice acerca de las intenciones que tú tienes para con mi vida, es VERDAD.”

En el evangelio, Dios me muestra que sus intenciones para mí son bendición, no maldición; esperanza, no desesperanza; resurrección, no muerte. Esto cambia completamente la manera en la que encaro el día. Soy consciente que el plan de Dios para mí, para mi familia y mi ministerio es mucho más bueno de lo que yo jamás podría llegar a imaginar. El cielo es, literalmente, el límite (Salmos 103) de la salvación que él quiere llevar a cabo en y a través de mí. En las palabras de William Carey, esta oración “me ayuda a esperar grandes cosas de Dios y, [por lo tanto] a intentar realizar grandes cosas para Dios.”

Conclusión: Perseverar a través de la meditación

Meditar sobre estas tres ideas, me permite salir de casa “morando bajo el abrigo” de Cristo, lo cual resulta –tal y como Jesús dijo- en dar mucho fruto. La meditación, aunque venida a menos entre los cristianos, es esencial para vivir vidas centradas en el evangelio. Se trata de una meditación distinta a la que nos propone el modelo de meditación oriental (que parte de la base de vaciar tu mente, tener comunión con Enya o acostarte desnudo sobre el césped escuchando a John Denver). La meditación bíblica consiste en meditar sobre las promesas de Dios –llenar nuestra mente y pensamientos de su Palabra-, lo cual trae la presencia viva de Dios a nuestras vidas.

 

* Original aquí

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: