Jesús, modelo de misión

summer_sand_steps_1En 1966 se celebró en Berlín el Congreso Mundial de Evangelismo, auspiciado por la Asociación Billy Graham y la revista Cristianity Today. Hace un par de semanas un buen amigo mío (miembro de la iglesia en la que soy pastor y que, por cierto, junto con su esposa están preparándose para el campo misionero), me dejó una copia del libro Cómo comprender la misión del Dr. Samuel Escobar, en el que este gran misionólogo evangélico escribe lo siguiente:

“En ese congreso de Berlín el biblista y pastor John Stott abrió para los evangélicos una dimensión clave de la agenda bíblica: ‘La misión a la manera de Cristo’. En sus exposiciones bíblicas sobre ‘La Gran Comisión’ en los cuatro Evangelios, Stott nos llevó a centrar nuestra atención ya no en el pasaje clásico de la Gran Comisión en Mateo 28.18-20, sino en el casi olvidado texto de Juan 20.21: ‘Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes’. Aquí no solo tenemos un mandato para la misión, sino también un modelo de estilo misionero, en obediencia al designio de amor del Padre, moldeado por el ejemplo de Jesucristo, e impulsado por el poder del Espíritu Santo. En la cruz Jesucristo murió para nuestra salvación y también dejó un modelo para nuestra vida misionera. La misión requiere ortodoxia, es decir fidelidad a la integridad del mensaje, pero también requiere ortopraxis: una fidelidad al modelo en la manera de llevar a cabo la práctica misionera. Antes de cualquier búsqueda de métodos y herramientas para la comunicación verbal de un mensaje, es imperativo buscar un nuevo estilo de presencia misionera pertinente a este momento de la historia humana. Cuando miramos la Gran Comisión dentro del contexto de todo el evangelio el modelo de Jesús adquiere perfiles que nos obligan a revisar nuestros modelos actuales.”

Me gusta la distinción de John Stott, y que Samuel Escobar hace suya al incluirla en su libro, entre ortodoxia y ortopraxis. A la luz de Mateo 28:18-20, practicamente todo el mundo sabría identificar o definir qué es la misión. Pero es sólo a partir de Juan 20:21 que como iglesias podemos empezar a formular las respuestas adecuadas al cómo de la misión. La una no excluye a la otra, al contrario, se necesitan mutuamente y son, en este sentido, complementarias. Pero a menudo ponemos tanto énfasis en la prioridad del qué sobre el cómo, que acabamos perdiendo de vista que aunque lo segundo no tiene sentido sin lo primero (que es la ortodoxia), sin embargo lo primero pierde su razón de ser… es decir, no nos lleva a ninguna parte o no cumple su propósito, sin lo segundo (que es la ortopraxis).

Excelente reflexión a la que nos invita Samuel Escobar –recuperando ese gran sermón de John Stott- sobre cómo llevamos a cabo la misión de ser iglesia que proclama y encarna con fidelidad la verdad del evangelio sin perder de vista el llamado a ser pertinentes a este momento de la historia humana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: