El Pacificador

fvrcoly-bernieflowerpower¿Cómo podemos resolver nuestros conflictos de una manera bíblica?

La vida de iglesia es una vida en comunidad, donde personas de diferentes grupos de edad, diversas procedencias y variados trasfondos étnicos, de lengua o cultura conviven como una sola familia. Y donde hay convivencia, siempre hay roce… y el roce, a menudo, genera conflicto. Lo extraordinario en la vida de iglesia no es que no hayan problemas; En este sentido la iglesia es tan común y ordinaria como cualquier otra comunidad compuesta de hombres y mujeres que no son, ni tampoco pretenden ser perfectos.

Sin embargo, sí hay algo extraordinario que las situaciones de conflicto ponen de especial relieve en la iglesia. Se trata del extraordinario recurso que tenemos en la Biblia, que nos sirve, no tanto para vivir sin conflictos, sino para superarlos de una manera que no se da en ningún otro contexto que no sea, precisamente, la iglesia. A pesar de que los que formamos parte de ella hemos sido llamados a “ser santos, como Dios es santo”, sin embargo, la iglesia no es ni pretende ser un “club de los buenos conductores” (como si sólo pudieran ser admitidos hombres y mujeres perfectos).

En todo caso, la iglesia es más bien lo contrario, pues quienes formamos parte de ella reconocemos que no somos perfectos y que, por lo tanto, necesitamos la dirección, guía y la corrección de Dios a través de su Palabra. De esta manera, y conformando nuestro carácter al suyo, vamos moldeando la manera en la que nos tratamos y nos relacionamos unos con otros, de acuerdo al trato y la relación que él ha establecido con nosotros. Pues como comunidad de aquellos que han sido reconciliados con Dios, estamos llamados a vivir en paz los unos con los otros y a ser pacificadores en el mundo. El siguiente artículo, de peacemaker.net, nos habla de los recursos bíblicos que tenemos para responder al conflicto:

Como pueblo que ha sido reconciliado con Dios, mediante la muerte y la resurrección de Jesucristo, creemos que que hemos sido llamados para responder al conflicto de una manera significativamente distinta a cómo se afrontan las situaciones de conflicto en el mundo (1). También creemos que el conflicto nos presenta la oportunidad de glorificar a Dios, servirnos los unos a los otros y crecer para ir pareciéndonos más a Cristo (2). Por lo tanto, en respuesta al amor de Dios y dependiendo de su gracia, nos comprometemos a responder al conflicto de acuerdo a los siguientes principios:

Glorifica a Dios — En lugar de concentrar la atención en nuestros propios deseos o pensando en lo que los demás podrían hacer, nos regocijaremos en el Señor y le estaremos alabando al depender en su perdón, sabiduría, poder y amor en la medida que buscamos obedecer fielmente sus mandamientos al tratar de mantener una actitud llena de amor, misericordia y perdón (3).

Saca la viga de tu propio ojo — En lugar de culpar a otros por una situación de conflicto o resistir la corrección, confiaremos en la misericordia de Dios y reconoceremos nuestra parte de responsabilidad en el conflicto— confesando nuestro pecado a quienes hayamos ofendido, pidiendo a Dios que nos ayude a cambiar cualquier actitud o maneras de hacer que nos hayan llevado a la situación de conflicto, y buscando arreglar cualquier daño que hayamos podido causar (4).

Restaura con delicadeza — En lugar de hacer ver que no hay conflicto o hablar de los demás a sus espaldas, pasaremos por alto pequeñas ofensas o bien, con delicadeza, hablaremos personalmente con quienes nos hayan ofendido si es que somos incapaces de pasar por alto la ofensa; Pero la finalidad será restaurar la relación, no de condenar a quienes nos hayan ofendido. Cuando un conflicto con un hermano o con una hermana en Cristo no pueda ser resuelto en privado, pediremos a otros en el cuerpo de Cristo que nos ayuden a resolver el asunto de una manera bíblica (5).

Ve y reconciliate — En lugar de dar por zanjado un asunto de forma prematura o de permitir que las relaciones se enfríen a casusa del mismo, buscaremos de forma activa la paz y la reconciliación genuinas—perdonándonos los unos a los otros tal y como Dios, en Cristo, nos ha perdonado; y buscando resolver nuestras diferencias de una forma que sea justa y de mutuo beneficio (6).

Por la gracia de Dios, trataremos de aplicar estos principios como una cuestión de mayordomía, entendiendo el conflicto más como una tarea que tenemos que superar que como un accidente. Pensaremos que el éxito a los ojos de Dios no es algo que tenga que ver con un resultado concreto, sino una cuestión de fiel dependencia y de obediencia. Y en todo esto, oraremos para que nuestra labor como pacificadores traiga alabanzas a nuestro Señor y conduzca a otros para que conozcan su infinito amor (7).

(1) Mateo 5:9; Lucas 6:27-36; Gálatas 5:19-26. (2) Romanos 8:28-29; 1 Corintios 10:31-11:1; Santiago 1:2-4. (3) Salmos 37:1-6; Marcos 11:25; Juan 14:15; Romanos 12:17-21; 1 Corintios 10:31; Filipenses 4:2-9; Colosenses 3:1-4; Santiago 3:17-18; 4:1-3; 1 Pedro 2:12. (4) Proverbios 28:13; Mateo 7:3-5; Lucas 19:8; Colosenses 3:5-14; 1 Juan 1:8-9. (5) Proverbios 19:11; Mateo 18:15-20; 1 Corintios 6:1-8; Gálatas 6:1-2; Efesios 4:29; 2 Timoteo 2:24-26; Santiago 5:9. (6) Mateo 5:23-24; 6:12; 7:12; Efesios 4:1-3, 32; Filipenses 2:3-4. (7) Mateo 25:14-21; Juan 13:34-35; Romanos 12:18; 1 Pedro 2:19; 4:19.

Por supuesto, fuera de Dios no hay expertos en resolución de conflictos. Pero es Dios mismo quien, a través de su Palabra, pone a nuestra disposición todos estos recursos para ayudarnos (en ocasiones a base de golpes y de la humillante sensación de fracaso) a ir mejorando en nuestro trato y relaciones personales con aquellas personas con las que compartimos el espacio vital, ya sea en la familia, el trabajo, la escalera de vecinos o en la iglesia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: