¿Predicarte el Evangelio a ti mismo?

42-18121470

En este blog estamos convencidos de que el Evangelio no es sólo un medio de salvación, sino que también es la verdadera forma de crecer como cristianos. Cuando el apóstol Pablo escribe sus cartas a los Gálatas o a los Corintios, trata cada problema en la comunidad cristiana con el Evangelio. (p.ej. cuando Pedro deja de comer con los gentiles, no es amonestado diciéndole que deje de actuar como un legalista, sino que se le dice que sus hechos no están en conformidad con el Evangelio (Gál. 2:11-21). Su motivación para cambiar es el recuerdo de quién es Cristo, qué ha hecho por nosotros, y como eso nos hace libres por gracia)

Cuando entendemos esto, nos vemos con la necesidad de predicarnos el Evangelio a nosotros mismos. Es decir, imitar el ejemplo de Pablo cuando trata con el pecado. Pero, ¿cómo nos predicamos el Evangelio a nosotros mismos?, ¿cómo funciona exactamente el proceso?

¿Cómo predicarte el Evangelio a ti mismo?

Los dos puntos principales son el arrepentimiento y la fe. Los errores en los que solemos caer son: (1) sólo tratar con la superficie del pecado en vez de con la raíz y (2) predicarnos algún tipo de moralismo a nosotros mismos en vez del Evangelio.

PARTE I. En busca del arrepentimiento. Objetivo: darme cuenta y confesar que soy más pecador de lo que creía.

1. Reconoce tu pecado: examínate a ti mismo a la luz de la Palabra de Dios, tus emociones y actitudes negativas, y las reacciones de los demás hacia ti. ¡Cuidado con el autoengaño! Tenemos la tendencia de suavizar los estándares de Dios, a compararnos con los demás, a eludir la culpa o a simplemente comprometernos a esforzarnos más.

2. Reconoce el pecado detrás del pecado: no vayas demasiado deprisa al confesar y recibir el perdón de un pecado superficial (gracia barata, la actitud que dice “sólo soy un pecador”. Si estás ansioso, sí, ve a Fil. 4, pero piensa, ¿qué está causando esa ansiedad?) Usa la pregunta “¿por qué?” hasta que encuentres qué estás buscando que no sea Jesús (un mesías substituto) para obtener significado y valor en la vida.

3. Desenmascara los ídolos de tu corazón: los ídolos siempre nos decepcionan.

Son débiles: no pueden satisfacerte, siempre suben el listón, siempre te pedirán más y más. Y tampoco pueden perdonarte cuando no consigues tus objetivos, simplemente harán que te sientas peor.

Hacen daño: te hacen daño espiritual, emocional y físicamente. Hacen daño a los demás al limitar tu capacidad para amar.

Ocupan el lugar de Jesús: lo más importante, al ir detrás de estos ídolos le estás diciendo a Dios: “Jesús no es suficiente. También necesito … para ser feliz

EJEMPLO: el ejercicio físico

Pecado: me siento frustrado cuando no soy el mejor en el deporte

Pecado detrás del pecado: necesito la aprobación de los demás para sentirme mejor conmigo mismo.

Ídolo: ACEPTACIÓN de los demás / adorarse a uno mismo

Debilidad: la aceptación siempre se basa en tu mejora. Si fallas, te sientes mal contigo mismo y rechazado por los demás. Cuando tienes éxito necesitas más para seguir mejorando y sentirte valorado. Estos ídolos te llevarán a la esclavitud.

¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís. Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. Santiago 4:1-4:

Conclusión: soy más pecador de lo que pensaba. Merezco el juicio de Dios. Esforzarme más no acabará con esto. En mi mismo solo tengo incapacidad y desesperación.

PERO hay Alguien…

PARTE II. Una fe que nos da descanso. Objetivo: Darle las gracias a Dios porque Jesús es un salvador más grande de lo que yo pensaba.

1. El arrepentimiento es un don: pídele a Dios el don del arrepentimiento. No intentes simplemente “dejar de pecar”, pídele a Dios que cambie tu corazón. Si el Espíritu Santo no trabaja en tu corazón, tu arrepentimiento es sólo “horizontal” y el verdadero cambio que produce el Evangelio no sucederá. Quizás cambies durante un tiempo a través de tu fuerza de voluntad, pero al final sentirás el resentimiento de caer de nuevo en la adoración a tus falsos ídolos, que son tus verdaderos mesías funcionales.

2. Reconoce a Jesús como el único salvador verdadero

Jesús vivió por ti. Piensa y da gracias por aquellas cosas específicas en las que Jesús ha sido obediente en las que tu has fallado.

Jesús murió por ti. Piensa en la muerte de Jesús en la cruz por tus pecados específicos y tu idolatría. Agradece a Dios que tu pecado haya sido castigado de una vez por todas.

Dios te ve en Jesús. Piensa en como Dios te ve en Jesús, vestido con su justicia perfecta. Dale las gracias a Dios por las maneras específicas en las que Él te ha dado, en Jesús, lo que todos tus ídolos te prometieron pero nunca pudieron darte.

Jesús vive en ti. Dale las gracias a Dios porque no te ha dejado vivir la vida cristiana a solas, sino que el Espíritu de Cristo vive en ti. Pídele que su justicia viva en ti, específicamente en las áreas en las que has confesado tu pecado.

3. Una vida motivada por el Evangelio: asume y entiende que el Evangelio es lo que te hace cambiar (2 Cor. 3:18b), es el Evangelio que te da fuerzas para servir (2 Cor. 3:5) y es a través del Evangelio que encontramos a Dios (2 Cor. 3:18a.; 4:6)

PD: ver diagrama.

Adaptado de: Goodmanson

Anuncios

2 comentarios

  1. Saludos
    Es revitalizante encontrar artículos, como este, que señalen el camino seguido por Pablo y los demás apóstoles y que a la ves te alienten a continuar este peregrinaje por la vida. Gracias por la labor, bendiciones.

  2. Peregrino,

    Gracias por las palabras de ánimo. Nos alegra ver que los temas que publicamos en este blog pueden ser de ayuda.

    ¡Sigue leyendo y comentando!

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: