El predicador responde – Sugel Michelén

Sugel Michelen

Sugel Michelen

Continuando con la serie de entrevistas a reconocidos teólogos y predicadores,  en nuestra sección “el predicador responde”, hoy contamos con la participación de Sugel Michelén, pastor de la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo, de Santo Domingo (República Dominicana).

A continuación encontraréis el audio y una transcripción de la entrevista, en la que le preguntamos, entre otras, acerca de la importancia de la predicación en la vida de iglesia.

1. ¿Podrías darnos una definición de lo que es para ti una predicación bíblica?

Estudiando lo que otros siervos de Dios han escrito acerca del tema, una de las cosas que dicen, como por ejemplo el Dr. Martin Lloyd-Jones, es que definir predicación es algo sumamente difícil, pero pudiéramos decir que es la comunicación oral de un mensaje de la Palabra de Dios, extraído de la Palabra de Dios, que debe ser comunicado a través de la personalidad de un hombre, con el poder del Espíritu Santo, y que debe ser proclamado con pasión, con urgencia, a la necesidad de un auditorio. Esto básicamente sería una definición bien sintetizada de lo que es predicación.

Es un mensaje oral, y eso es importante. Hay personas que confunden un sermón con una predicación: el sermón está en un papel, está escrito, eso se concibe en la sala de estudios del pastor, pero es en el púlpito donde está la sala de parto, donde se da a luz lo que se concibió en la oficina. Por eso con la predicación, definitivamente hay un misterio: puedes tener un buen sermón y una mala predicación. En el momento de entregar lo que tienes, tú tienes mucho entusiasmo, pero a la hora de “parir al muchacho” no sale con el vigor con que lo esperabas. A veces pasa exactamente todo lo contrario, no tuviste tiempo para prepararte, tal vez hubo un funeral en la semana, tú mismo te enfermaste, presiones familiares… La preparación no fue tan buena como la vez anterior, pero el poder del Espíritu Santo se manifestó en la predicación en una manera sorprendente. Entonces, hay un misterio definitivamente envuelto en este aspecto de la predicación, no es solamente el lado humano.

 

2.- ¿Qué lugar de importancia crees que le corresponde a la predicación en la vida de la iglesia?

Una de las cosas que nos dicen algunos en el día de hoy es que el hombre postmoderno ya no quiere oír predicación, que es un medio de comunicación anticuado y que debe ser sustituido por un medio más relevante.

Pero cuando nosotros vamos a las Escrituras, vemos que el kerygma, esa presentación del heraldo llamado por Dios a proclamar un mensaje está allí y no puede ser sustituido absolutamente por nada.

La predicación tiene un lugar vital en la conversión de los pecadores. Dice Pablo en 1 Corintios 1:18 que Dios ha escogido la “locura de la predicación” para salvar a los pecadores como en la edificación de los creyentes. Cuando Pablo se va de Éfeso, llama a los ancianos de Éfeso, en Troas, y les dice “yo me he entregado por entero a vosotros, y no he rehusado anunciarles todo el consejo de Dios”, y es interesante que Pablo usa la palabra kerygma allí. Y dice “pero yo ahora encomiendo este pueblo a vuestro cuidado, mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos para apacentar la iglesia del Señor”. En otra palabra, no era necesario que Pablo estuviera allí, estos pastores podían hacer la labor, pero debían predicar la Palabra de Dios con fidelidad. La predicación tiene una razón de ser teológica, no es una razón práctica, es decir, no es que la predicación era importante en la época de Pablo porque no habían medios audiovisuales como los que tenemos ahora, es que el predicador es un embajador de Dios, está comunicando un mensaje de parte del Rey del cielo, y la predicación es el mejor medio para comunicarlo.

 

3.- ¿Podrías resumir en pocas líneas como descubriste tu don para la predicación?

Hay algo curioso en eso, yo comencé a predicar muy joven. La primera vez que lo hice, que tuve la oportunidad de dar un estudio bíblico, fue totalmente desastroso, sin embargo, poco a poco, pude continuar desarrollando el arte de la predicación.

Alguien decía que la predicación es un arte y una ciencia. Es una ciencia porque la predicación tiene principios que nosotros debemos aplicar, pero es un arte en el sentido en que mejora en la medida en que la persona lo hace.

No obstante debemos entender, como decías en la pregunta, que es un don del Espíritu Santo. El que no lo tiene, lo mejor que hace es no predicar. Spurgeon decía “Dios no le dio alas al hipopótamo porque no quería que volara”. Entonces, en ese sentido, la única forma de descubrir el don es haciéndolo, predicando.

 

4.- ¿Quién o quiénes han influenciado tu manera de predicar?

Yo creo de verdad que la mayor influencia clara en mi vida es el Dr. Martin Lloyd Jones. Creo que todo predicador se identifica con alguien predicando. Yo admiro mucho la persona de Spurgeon, pero si tuviera que escoger, sé que para algunos esto sería casi una herejía, pero si yo tuviera que escoger entre un set de predicaciones de Spurgeon y uno de Martin Lloyd-Jones, yo no lo pienso dos veces. Creo que la forma en que el Dr. Lloyd Jones iba de las Escrituras al alma humana, es algo que me apela mucho, y creo que es parte de mi personalidad también, porque la predicación no deja de ser la verdad de Dios a través de la personalidad de un hombre. En ese sentido, creo que el Dr. Martin Lloyd-Jones, sin duda.

No obstante, el pastor Albert Martin, de la iglesia Bautista de Trinity también ha sido de una enorme influencia. Su predicación es una predicación muy precisa, y yo admiro mucho la manera en como él se apega a las Escrituras sin especulaciones. Su manejo de las Escrituras es brillante. Creo que esas dos influencias, el Dr. Lloyd-Jones y el pastor Albert Martin han sido mis influencias principales.

 

5.- ¿Qué libros o material escrito sobre predicación, o sermón, o serie de sermones que hayas escuchado nunca te canses de leer o escuchar?

Precisamente, “Predicación y predicadores” de Martin Lloyd-Jones, que ya se encuentra en español. Hay un libro de Samuel Logan, “The Preacher and Preaching”, muy bueno sobre predicación. Hay otro libro “Predicando con frescura”, de Bruce Mawhinney, que en otro nivel, yo también lo recomendaría mucho para predicadores. Es una novela, con muy buenos principios sobre predicación.

 

6.- ¿Crees que el Evangelio debe ser predicado a los creyentes?

Absolutamente. Una de las cosas que ocurre muchas veces con la iglesia y con los creyentes es que olvidan las verdades esenciales del evangelio, y eso es terrible. El evangelio debe ser expuesto indudablemente a los creyentes, una y otra vez.

 

7.- ¿Cómo crees que los creyentes podemos recuperar esa pasión por el Evangelio?

Creo que deberíamos meditar más a menudo en lo que éramos antes de convertirnos a Cristo. Porque muchas veces a los creyentes les pasa que con el tiempo olvidan lo que eran, y cuando ven a los pecadores del día de hoy, dicen: “estas personas, yo no sé cómo pueden vivir así, yo no sé cómo…”. Empiezan a hablar de los pecadores como si ellos nunca hubieran estado en esa posición, y creo que debemos recordar constantemente de donde Dios nos sacó y lo que Cristo hizo por nosotros.

Por eso, constantemente debemos traer esto a la consciencia de los hermanos: Cristo murió por nosotros. ¿Quién era Él?. Él era Dios, Él es Dios hecho hombre. ¿Por qué nos amó tanto?

Yo creo que esa pasión puede ser recobrada si tratamos de recordar esto constantemente a los creyentes.

 

8.- ¿Qué piensas de la idea de predicar a Cristo desde cualquier pasaje de las Escrituras?

Uno debe tener cuidado con esa idea. Yo creo que es correcta, pero digo que debemos tener cuidado porque nosotros podemos forzar un pasaje de las Escrituras para llevarlo a un punto en particular. Predicar a Cristo desde toda la Escritura, más bien significa tener la teología bíblica en nuestras mentes, no la teología sistemática. La teología sistemática lo que hace es sistematizar algunas doctrinas de las Escrituras (la teología propia, la teología del hombre, la teología de Cristo) pero nos olvidamos que la Biblia fue revelada a través de una historia de la redención, y que esa historia de la redención apunta hacia algo, no son historias desconectadas.

Si tengo esto en mente, de una forma muy natural, voy a presentar cómo Cristo tiene que ver con toda la teología bíblica, desde Génesis hasta Apocalipsis, más que coger de los pelos un pasaje para que encaje con algo de la persona de Cristo.

 

9.- ¿Cuánto tiempo de promedio empleas para preparar un sermón?

Esto es difícil de establecer en horas, pero probablemente más de 15 horas a la semana. Cuantas de ahí en adelante, no sé, pero son muchas.

 

10.- ¿Cómo mantienes el equilibrio necesario entre la preparación semanal de la predicación con otras responsabilidades pastorales o incluso familiares?

La verdad es que no existe la palabra mágica para poder hacer esto. Todo predicador debe tener en su mente, cada semana, sus prioridades: tengo que ocuparme de mi familia, tengo que ocuparme de mi propia vida espiritual, tengo que dar consejería en la iglesia, tengo que pastorear, y el domingo tengo que predicar. En ese sentido el balance solo se logra si uno tiene delante de los ojos todo el tiempo estas prioridades.

El truco de cómo conectar todo esto no es tan fácil, sobretodo porque hay necesidades que se presentan en la vida de una iglesia, sobretodo en una iglesia de cierto tamaño. Nuestra iglesia tiene cierto tamaño, lo que hace difícil esta situación, porque dondequiera aparece un problema, y en el momento menos esperado. Por ejemplo, los mortuorios no se planifican, la gente no se planifica para morirse. En nuestra iglesia sucede a veces que tenemos una boda el viernes y un funeral el sábado, y el domingo hay que predicar.

En ese sentido hay que ver cómo manejarse en el día a día, teniendo cada día las prioridades por delante. No obstante, mi consejo y es lo que yo hago como norma, es tratar de tomar algún momento del día para prepararte para predicar y dejar el otro tiempo para otras cosas.

Por ejemplo, la mañana, generalmente, yo la tomo para estudiar. Porque no es solamente estudiar para el sermón, nosotros tenemos una academia ministerial y doy clase de escuela dominical, y en ese sentido debo tener horas disponibles ya apartadas para el estudio. Es probable que surjan complicaciones, algo urgente que atender, pero creo que lo que deben hacer los pastores precisamente es esto, tener un horario ya establecido, sabiendo que no es la ley de Media y de Persia, que no hay nada establecido, que cualquier cosa puede interponerse en el horario.

 

11. ¿Cómo haces para formar a los futuros líderes?

En nuestra iglesia tenemos una academia ministerial, y precisamente lo que tratamos es de desarrollar nuevos líderes y de dedicarles tiempo, en el sentido de que no es solamente enviar a predicar al campo, sino tratar de verlos predicar y ayudarlos ya en lo personal, no simplemente darles un principio general de enseñanza sobre la predicación o cualquier otra cosa, como por ejemplo, teología.

Po otro lado, tratar de recomendarles buenas lecturas. Creo que una de las ventajas que tuve al principio de mi ministerio, y yo diría que al principio de mi conversión, es que tuvimos personas a nuestro lado que tenían un buen hábito de lectura y tenían buena literatura que recomendar.

En ese sentido, haber leído Spurgeon y Martin Lloyd-Jones desde el principio de nuestra conversión fue algo muy importante, realmente en nuestra vida, y pensamos que eso puede ser muy útil para otros también. Debemos tener con la nueva generación nuevos libros que recomendar.

Sin embargo, una de las cosas que quizás pueda parecerles extraño, es que nosotros debemos educar a la iglesia también, en cuanto a la nueva generación. Nuestra iglesia cumplió treinta años. Cuando yo comencé en el ministerio, tenía veintidós, pero la iglesia estaba en una etapa inmadura. Nuestra iglesia va creciendo, ahora somos ya cinco pastores. Precisamente ahora antes de venir a España, tuvimos nuestra asamblea anual, y una de las preocupaciones que le decíamos a nuestra iglesia es que el promedio de edad de los pastores es de 50 años en nuestra congregación. Yo cumplo 50 este año.

Nosotros estamos preocupados por que surjan nuevos líderes, pero la iglesia se acostumbra tanto a ver pastores de cierta edad, que cuando ven a un muchacho de 25, 26 o 27 años piensan que no puede ser pastor, y olvidan que nosotros mismos empezamos a los 22. Pero como decía, la iglesia estaba en otra etapa. Hay que educar a la iglesia, porque la iglesia es la que a fin de cuentas va a elegir pastores. Nosotros, como pastores, no colocamos a los pastores y lo imponemos a la gente, sino que tenemos una forma de elección que involucra a la iglesia.

 

—————-

Entrevistas anteriores: José de Segovia.

——–

* Damos crédito a Colin Adams de http://unashamedworkman.com por permitirnos traducir y adaptar las preguntas que utilizamos en esta serie de entrevistas.

5 comentarios

  1. esperaba de alguien esas respuestas,puedo decir que piensa como yo pero lo expresa con las palabras adecuadas

  2. Hola amigos y hermanos, he escuchado la entrevista con el pastor José e dSegovia. Muy excelente iniciativa, me parece que es importante que este forma de comunicar la vocación del predicador para qu así otros predicadores se animen a aspirar a ser predicador. Dios le bendiga.

  3. Gracias Luis por tus palabras de ánimo y bendición. Aunque el contexto de la iglesia local es el más apropiado, creemos que esta iniciativa es una manera creativa de llevar a cabo la misión de 2 Timoteo 2:2 “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.” … y que la cadena no pare!

    un cordial saludo

  4. Bendiciones, pastor me podria explicar que significa genesis 1;29 aparentemente estaba mal comer carne.
    Es verdad que el comer carne se inicio despues del Diluvio………..

  5. Luis,

    No estoy del todo seguro a quién va dirigida tu pregunta… aunque también soy pastor, supongo que al ser esta una entrevista al pastor Sugel Michelen, es a él a quien va dirigida la pregunta. Si e así, tal vez quieras ponerte en contacto con él a través de su blog en http://todopensamientocautivo.blogspot.com De todo modos, una respuesta rápida a tu pregunta es leer Génesis 1:30 (aún en el marco de la creación, antes de la caída y mucho antes del diluvio).

    Un saludo cordial

    Xavier Memba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: