6 Retos para el predicador del s.XXI

Donald A. Carson

Para aquellos que leéis inglés, os interesará echar un vistazo al siguiente artículo de D. A. Carson. “Challenges for 21st-Century Preaching.”Preaching 23:6 (Mayo–Junio 2008): 20–24.

La introducción

He visitado muchas partes del mundo en las que los retos del s. XXI para el púlpito se presentan de formas muy diferentes. Por lo tanto, el propósito de este escrito es bastante modesto: estimular el pensamiento que ayude a otros a dar cuerpo a la siguiente lista, modificándola según sea necesario de acuerdo a la diferente cultura de cada situación local. 

Los retos que Carson propone:

1.        Multiculturalismo

2.        Analfabetismo bíblico en alza

3.        Una epistemología cambiante (¿cómo sabemos que realmente sabemos lo                 que creemos saber?)

4.        Integración (racial, social…)

5.        Velocidad de cambio

6.        La tarea de ser modelos y mentores (ejemplos a seguir)

La conclusión final

Estas cosas no pueden ser ignoradas por los predicadores, ya que su tarea les  sitúa precisamente entre el Dios que habla y el pueblo que escucha –las personas no son algo que podamos ignorar como un cero a la izquierda, sino hombres y mujeres ubicados en un contexto cultural concreto, que deben ser interpelados desde allí donde se encuentran; aún cuando lo que esperamos y oramos es que no permanezcan allí donde están, sino que por la gracia de Dios empiecen a caminar en los caminos del Rey, el camino angosto que conduce a la vida.

Nuestra motivación al tratar de entender y dirigirnos a los hombres y a las mujeres del s. XXI no es tanto la de domesticar el evangelio a base de ir amoldándonos a lo que van indicando los distintos análisis culturales, sino más bien actuar en consecuencia y de forma efectiva como embajadores del Rey cuya Palabra anunciamos. Llegará el día que los reinos de este mundo pasarán a ser el reino de nuestro Dios y de su Cristo, y él reinará por los siglos de los siglos (Apocalipsis 11:15). Es precisamente por esto, debido a que estamos anclados en la eternidad, que tenemos la misma determinación de Pablo al dirigirnos a hombres y mujeres que un día deberán presentarse ante su Dios.

Leer artículo entero aquí.

* Fuente Andi Naselli  por gentileza de Collin Adams

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: