5. Usa tu imaginación.

Usa tu imaginación

Sinclair Ferguson quinto mandamiento para el predicador:

¿No contradice esta afirmación la observación que hacíamos en el punto inmediatamente anterior al sugerir que no debemos predicar la verdad sobre la Trinidad como si se tratara de especulación metafísica? No; más bien lo que esta frase pretende transmitir es simplemente lo que durante siglos grandes maestros de la predicación han escrito explícita o implícitamente. Toda predicación que se precie requiere el uso de la imaginación. A ninguno de los grandes predicadores le ha faltado imaginación. Incluso se podría llagar a decir que [usar la imaginación] es la exhortación de amar al Señor nuestro Dios con toda… la mente… y al prójimo como a uno mismo.

Las mismas Escrituras sugieren que hay múltiples maneras de [utilizar] la imaginación –de ahí los diferentes géneros en los que la Palabra de Dios ha sido escrito (poesía, narrativa, diálogos, monólogos, historia, profecía, y otros). En toda la Biblia no hay dos autores que coincidan exactamente en su manera describir las cosas. Es bastante dudoso que, por ejemplo, Ezequiel sea el autor de Proverbios.

¿Qué es a lo que nos referimos como “imaginación”? Nuestros diccionarios nos dan una serie de definiciones. El denominador común en todas ellas parece ser la habilidad de “pensar fuera de uno mismo”, “ser capaz de ver o concebir una misma cosa de manera distinta.” De acuerdo a una de las definiciones (de la RAE), imaginación es la facilidad para formar nuevas ideas, nuevos proyectos, etc.

Aplicada a la predicación, “imaginación” significa básicamente ser capaz  de entender suficientemente la verdad  hasta el punto de poder trasladarla o transportarla a un nuevo tipo de lenguaje con el fin de presentar la misma verdad de manera que permita que otros la vean, comprendan su significado, sientan su poder – y todo ello de tal manera que penetre hasta lo más profundo, rompiendo barreras, capturando la mente, la voluntad y las emociones de modo que no solo entiendan las palabras que usamos, sino que tambien sientan la verdad y el poder en ellas.

Lutero llevaba esto a cabo através de la fuerza dramática de su discurso. Whitfield, por medio de una expresión dramática (para la opinion de algunos, demasiado exagerada). Calvino –para la sorpresa de algunos- también hizo un gran uso de la imaginación al expresarse de forma realmente extraordinaria en el lenguaje común de la ciudad de Génova de su tiempo. Así que una personalidad tan fuerte como la de Lutero, una predicación tan cargada del dramatismo narrativo de Whitfield con su impresionante voz (hasta el punto que el famoso actor David Garrick dijera que estaría dispuesto a dar cualquier cosa con tal de poder pronunciar la palabra “Mesopotamia” como Whitfield), así como también el tono profundamente erudito e incluso reservado del predicador- aún así todos ellos usaron –cierto que de forma distinta- la imaginación. Todos supieron ver y escuchar (anticipar) la Palabra de Dios de la manera en la que habría de llegar más fácilmente  a sus oyentes para convertirlos y edificarlos.

¿Dónde estaba el secreto? Sin duda, el secreto está en aprender a predicarte la Palabra a ti mismo, desde su contexto al tuyo, para así hacer concreta en nuestras vidas la verdad que nos ha llegado a través de la historia de la vida de otros. Es por ello que los antiguos maestros [de la predicación] solían hablar sobre la predicación como algo que salí con poder de sus labios sólo cuando antes había salido de sus propios corazones con poder.

Todo esto nos lleva ahora desde este quinto mandamiento al punto de partida. Sólo cuando estamos inmersos en la Escritura podemos predicar de esta manera. Allí es, precisamente, donde se halla la diferencia entre la predicación que trata sobre la Biblia y su mensaje, y la predicación que nace directamente de la Palabra con un “Así dice el Señor” como marca de autenticidad y autoridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: