Convicción y caridad cristiana… ¿excluyentes entre sí?

fuerza de atracciónEn esta entrada, John Piper nos trae a la memoria el recuerdo de un pastor y teólogo del siglo XIX que, a pesar de sus convicciones, huyó de las etiquetas que fácilmente lo encasillan a uno e, inevitablemente, lo confrontan a otros.

En este blog (sin entrar en polémicas estériles o en descalificar abiertamente a otros que puedan mantener énfasis o acentos distintos al nuestro) creemos que la postura y el tono adoptado por hombres como Charles Simeon es la más beneficiosa para el avance del Evangelio; pues ésta es, sin duda, la causa común que nos une a tantos otros que a diario y desde virtualmente todos los rincones del mundo escriben o publican en la blogesfera desde una convicción cristiana.

Os animo a leer estas palabras de Piper sobre el testimonio de un hombre que vivió y ministró con convicción (y una fidelidad inquebrantable a la autoridad de la Palabra), y aún así no dejó de esforzarse en el ejercicio de esa caridad cristiana –no una mera coordialidad- a la que indudablemente estamos llamados en nuestro trato los unos con los otros. Seguir leyendo

El “secreto” de la predicación: ¿oración u oratoria?

Uno de los más reputados expertos en Teología Patrística y, más concreto, en la figura de San Agustín, el Dr. Nello Cipriano del Instituto Patrístico Agustinianum de Roma, escribía en una entrevista lo siguiente acerca del Obispo de Hipona: Seguir leyendo