El dato

green woods

En 1950, el pianista y compositor argentino Rodolfo Polo Giménez (1904-1969) escribió una canción titulada “Paisaje de Catamarca”, dedicada a una provincia de Argentina que, al parecer, destaca por su bella orografía. En el estribillo de la canción leemos:

“Paisajes de Catamarca

con mil distintos tonos de verde.

Un pueblito aquí, otro más allá

y un camino largo que baja y se pierde.”

Según Polo Giménez, en Catamarca existen mil distintos tonos de verde… una bonita frase que, a ritmo de zamba (nada que ver con la samba brasileña), el autor utiliza para evocar la belleza poética de aquella hermosa región de Argentina.

En Galicia (nos contaba este pasado fin de semana Jaime Fernández en unas jornadas de formación sobre alabanza), los científicos han detectado hasta trescientos tonos diferentes de verde. No son mil, como en Catamarca, pero trescientas distintas tonalidades de un mismo color son… vaya, ¡muchas tonalidades!

Todo esto, nos animaba a pensar Jaime Fernández, más que una simple cifra es un dato tremendamente significativo que nos habla de la grandeza de un Dios que al crear este mundo, no tuvo ningún reparo en derrochar belleza. Si por la mayoría de nosotros fuera, tendríamos más que suficiente con tres, cinco o incluso hasta diez diferentes tonos de verde. En cambio Dios creó mil distintos tonos de verde. ¿No es este un dato significativo de lo generoso que es Dios con nosotros? ¿No debería un dato así, estimularnos a adorar y alabar a Dios? Polo Giménez escribió “mil distintos tonos de verde” dedicados a la belleza de Catamarca, pero el salmista nos enseña que Dios creó todo el universo como una canción a la gloria de su nombre (Salmo 19:1).

__________________________________

* Para esta entrada, sólo he podido utilizar siete tonalidades de verde… y ya me ha parecido todo un derroche de imaginación. ¡Qué pequeños somos!

Anuncios

El líder de alabanza

Bob Kauflin, un reconocido líder de alabanza, escribe en su blog la siguiente definición de la tarea que desempeña un líder de alabanza:

“Para llevar a cabo de forma efectiva su tarea, un líder de alabanza tiene que ser dirigido por el Espíritu Santo de manera que combine adecuadamente la música y las verdades bíblicas con el propósito de magnificar el valor supremo de Dios y la obra redentora de Jesucristo. De este modo, el líder de alabanza estimula a la congregación a que se una en celebración y proclamación de la verdad de Dios y así busque vivir por entero para su gloria.”

Un buen líder de alabanza es consciente del poder y la influencia que la música ejerce sobre las personas. Como buen administrador de ese don que le ha sido dado, lo que buscará será dirigir los ojos y la atención de aquellos congregados bajo el nombre de Jesús, no sobre sí mismo, sino precisamente hacia la persona y la obra de Jesucristo.

Creo que el siguiente video promoción del libro Worship Matters, explica de una forma clara y fácil de entender lo que se espera ha de ser la actitud fundamental en un líder de alabanza.

 

Vodpod videos no longer available.

        posted with vodpod

 

 

Redeemer: una adoración evangelística II

worshipContiuamos con el artículo escrito por Tim Keller “Adoración Evangelística” sobre cómo el culto de adoración puede convertirse en una de las mejores herramientas evangelísticas de la iglesia. Sigue leyendo

Redeemer: una adoración evangelística I

vision_and_values

 

 

Esta entrada inaugura una serie de entradas que nos llevarán através de un largo artículo escrito por Tim Keller sobre la eficacia del culto de alabanza y de adoración como uno de los principales métodos evangelísticos a disposición de las iglesias. 

En este documento, Keller presenta la filosofía de Redeemer en relación a la adoración. También hace un análisis de la filosofía de Willow Creek y otras iglesias que insisten en separar la adoración de la evangelización, y de esta manera nos proporciona elementos importantes para la reflexión sobre cómo hacer de nuestras reuniones un lugar en el que no sólamente los creyentes se sientan a gusto, sino que también resulte atractivo para los no-creyentes que vienen buscando y necesitan desesperadamente oír las buenas nuevas del evangelio. Sigue leyendo

Existo, luego alabo

“El hombre según su condición no es más que un animal religioso”                       (Edmund Burke)

200395417-001Hay muchas frases celebres que, como la de Burke, afirman de una manera u otra que el hombre es un animal (y razón parece no faltarles) por naturaleza distinto al resto de los animales. Bien se dice del hombre que es un animal político, el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, el único cuya existencia de sí mismo representa un problema o, tal y como sugiere la raíz etimológica del término hombre en griego (ánthropos), el hombre es el único animal que por naturaleza mira (eleva su rostro) hacia arriba. Sin duda, esta última frase nos habla tanto de la característica única del hombre de admirar y sorprenderse ante el mundo que le rodea, como de la necesidad básica que el ser humano tiene de trascender de sí mismo. Hemos sido creados para adorar. Sigue leyendo