El poder de las palabras 2

obama_esperanza_progreso_cambio

Ha pasado ya casi una semana desde la sorprendente concesión del Premio Nobel de la Paz al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. En términos muy parecidos a los que expresé en la primera parte de esta reflexión sobre el poder de las palabras, Antoni Segura (Catedrático de Historia Contemporánea de la Universitat de Barcelona) escribía lo siguiente en un artículo de opinión publicado hace dos días en El Periodico: Sigue leyendo

Anuncios

El poder de las palabras 1

Obama Correspondents Dinner

Confuso, prematuro, polémico y hasta injusto, son algunos de los calificativos con los que la prensa y otros medios de comunicación de todo el mundo se han referido al inesperado nombramiento de Barack Obama como Premio Nobel de la Paz; cuando no hace ni tan sólo 9 meses que inició su mandato como presidente de la nación más poderosa del mundo. Sigue leyendo

¿Cómo va nuestro índice de popularidad?

popularidadEn 1985, Harrison Ford (que el año pasado estrenó la última entrega del incombustible Indiana Jones) protagonizó una gran película titulada ”Único Testigo.” La película trata, más o menos, de un policía que vive infiltrado en una comunidad rural para descubrir el asesinato que un niño de esa misma comunidad (el único testigo en cuestión) presenció de forma involuntaria. La comunidad rural de la que hablamos era una comunidad Amish, un grupo evangélico de corte fundamentalista  que tiene sus raíces en la Reforma Radical de los Anabaptistas en la Suiza del s. XVI, aunque no llegan a distinguirse como Amish hasta finales del s.XVII… curiosamente, el siglo de la revolución científica. Sigue leyendo

Opino, luego blog-existo

Web 2.0Según los expertos, la era en la que nos ha tocado vivir es la de la postmodernidad y si hay un concepto que sobresale sobre todos los demás cuando queremos definir la postmodernidad, sin duda ese concepto es el relativismo. Según el relativismo, no hay verdad absoluta (aunque la afirmación de por sí sea toda una contradicción… pues decir que no hay verdad absoluta, es de hecho hacer una afirmación absoluta). Es como ese famoso eslogan de Mayo del 68: “Prohibido Prohibir.” Pero no importa, pues  a pesar de la evidente contradicción, si hay algo especialmente característico del hombre y de la mujer postmodernos es que se mueven como pez en el agua en medio de las contradicciones más aparentes sin que esto les cause la más mínima conmoción. Y esto es así, por el marcado individualismo de la sociedad en la que vivimos. Sigue leyendo

Suscribo 100%

BLOG

Lo dijo Sugel Michelen y lo suscribo; ah, y cómo no… ¡también lo celebro! Lo que dan de sí dos meses. Sigue este enlace para leer una refrescante reflexión sobre las ventajas y desventajas de tener un blog.

Samuel Escobar: sobre cómo y por qué evangelizar

u2003.forpress.SamuelEscobar

Se ha despertado en el mundo una nueva sensibilidad hacia las realidades espirituales. Una nota de la cultura postmoderna es el renacer de la religiosidad. El racionalismo que se cerraba a la posibilidad de una vida espiritual o de un milagro ha caído en descrédito. Un creciente número de seres humanos hoy, especialmente jóvenes, no tienen vergüenza de creer y de aceptar que viven por la fe. En este nuevo siglo veintiuno la experiencia religiosa se vive sin inhibiciones. Sigue leyendo

El Evangelio y los temas sociales

42-17675925

De un ensayo de D.A. Carson en “”The Biblical Gospel” (in For Such a Time as This: Perspectives on Evangelicalism, Past, Present and Future, ed. Steve Brady and Harold Rowdon [London: Evangelical Alliance, 1986], p. 83):

Los expertos nos dicen que muchos en el mundo occidental han llegado a ser personas monotemáticas. La iglesia no es inmune a esta influencia. El resultado es que muchos cristianos asumen el Evangelio (lamentablemente, alguna forma de evangelio demasiado simplificada) pero sienten pasión por algo que está en la “periferia relativa”: aborto, pobreza, tipos de adoración, deterioro cultural, ecología, sobrepoblación, pornografía, el fracaso de la familia, y muchos otros temas. Al describir estos temas tan complejos como “relativamente periféricos” me arriesgo a ser atacado desde tantos lados como temas hay en la lista. Por ejemplo, algunos de aquellos cuyos pensamientos se centra en temas medioambientales, no estarán del todo convencidos de que los problemas ecológicos a los que estamos haciendo frente, sean periféricos en cuanto a la supervivencia de los humanos.

Pero no me arrepiento de lo dicho antes. Desde una perspectiva teológico-bíblica, estos retos, por importantes que sean, son reflejos de un problema aún más profundo – nuestra rebelión contra Dios. Si abordamos estos problemas sin abordar lo que es central, sólo estamos jugando con los síntomas del problema. Esta idea no puede servir como excusa a los cristianos para no involucrarse en estos u otros muchos temas. Pero sí que se trata de insistir en que cuando nos implicamos en estas cuestiones (de las que la Escritura nos pide que nos ocupemos), lo debemos hacer desde el centro, es decir, empezar con la proclamación, el testimonio y la pasión por el Evangelio, y después, sabiendo que nadie lo puede hacer todo, hacer nuestra “aportación significativa” para tratar con las horribles consecuencias del pecado en nuestro mundo. Las buenas noticias de Jesucristo nunca nos van a permitir ser engreídos e insensibles ante el mal y el sufrimiento. Pero, ¿de qué nos aprovecha salvar al mundo de la niebla tóxica y condenar nuestra propia alma? Hay muchas formas de acabar con la pornografía. Por ejemplo, uno no encuentra mucho material pornográfico en Arabia Saudí. ¡Pero tampoco encuentra mucho del Evangelio!

La idea es que en todos nuestros esfuerzos por tratar con temas sociales tan dolorosos y complejos, debemos hacerlo desde el centro, basados en una profunda pasión por el Evangelio. Esto es para nosotros tanto una necesidad de fe como una elección estratégica. Es una necesidad de fe porque sólo este Evangelio prepara al hombre y a la mujer para la eternidad, para encontrarnos con nuestro creador – y todos los problemas se relativizan ante la visión de la cruz, el juicio final, y la eternidad. Y es una elección estratégica porque estamos persuadidos de que el Evangelio, predicado de una manera comprensiva en el poder del Espíritu Santo, hará más para transformar a hombres y mujeres, y no menos sus actitudes, que cualquier otra cosa en el mundo.

Fuente: www.theologica.blogspot.com