El fin de la carrera

carros-de-fuegoEn las palabras de Filipenses 3:7-14, el apóstol Pablo se describe a sí mismo como un atleta a la carrera; avanzando hacia la meta, para conseguir el premio tan preciado de ese llamamiento que ha recibido de Dios para ser conformado a Cristo o, tal y como él mismo lo expresa, “ganar a Cristo.” Por supuesto, esas mismas palabras, describen a todos y a cada uno de los que hemos creído el evangelio de Cristo. Nuestra meta en esta vida es conocerle, conformar nuestra voluntad, nuestro carácter, nuestras motivaciones, acciones, conversaciones y nuestras vidas por entero a él… “para ganar a Cristo.” Él es nuestra meta al final de esta carrera que es la vida.

Hoy, hace exactamente una semana me encontraba sentado frente al ordenador tratando de poner orden en pocas horas toda una serie de pensamientos y emociones, traducirlos en palabras, para que pudieran transmitir el mensaje de esperanza y de alegría no fingida que como cristianos podemos celebrar aún en el contexto de una despedida fúnebre. Hoy, hace una semana, despedíamos a un querido miembro de nuestra iglesia, Ramón Curto. Las palabras de esta entrada recogen la reflexión que quise compartir con la familia, los amigos y con la iglesia, acerca de la alegría que como cristianos tenemos cuando vivimos mirando hacia la meta del descanso y la paz que Dios nos ha dado en Cristo. Seguir leyendo