¿Atrapados en los esquemas de la religión?

atrapado

Como lo prometido es deuda, en esta entrada comparto el resumen (a modo de tabla comparativa) con el que Tim Keller inauguró este miércoles pasado las Jornadas del Global Cities Initiative (Iniciativa para Ciudades con un Impacto Global). Se trata de un apéndice al final de las notas que nos dio como fundamento básico a partir del cual todo lo que pudiera decirse a continuación debería ser interpretado pues, como el mismo Keller advertía en esa primera ponencia al hablar sobre “La dinámica de Renovación del Evangelio”, nuestra tendencia muchas veces es crear actividad, dinámica o incluso movimientos sociológicos, sin caer en la cuenta de que todo ello puede hacerse sin la frescura de esa vida espiritual que es propia del evangelio.

Aquí tenéis el cuadro comparativo que a nivel personal puede ayudarnos a identificar si el patrón de nuestras vidas responde a una dinámica legalista (religiosa) o a una dinámica fruto de la gracia de Dios actuando en nosotros (evangelio). Sigue leyendo

Iniciativa por ciudades con un impacto global

nueva_new_york_119

Estos días Rubén Pocull y yo nos encontramos en “la capital del mundo”, Nueva York; una ciudad, como ninguna otra en el mundo, el foco tanto de todo lo bueno como también de todo lo malo que caracteriza a la sociedad y la cultura occidental de nuestro tiempo.

Los que me seguís en twitter, sabréis que estamos asistiendo a unas conferencias organizadas conjuntamente por el Redeemer Church Planting Center y Transform World. El título que engloba las conferencias “Global Cities Initiatives” refleja el deseo de los organizadores de que líderes que provienen de diferentes organizaciones, grupos y denominaciones; pero que trabajan en varias de las ciudades con mayor proyección global, sean capaces de crear estrategias que les permitan aprender unos de otros y así poder ver como sus respectivas ciudades son transformadas a través del evangelio. Sigue leyendo

Samuel Escobar: sobre cómo y por qué evangelizar

u2003.forpress.SamuelEscobar

Se ha despertado en el mundo una nueva sensibilidad hacia las realidades espirituales. Una nota de la cultura postmoderna es el renacer de la religiosidad. El racionalismo que se cerraba a la posibilidad de una vida espiritual o de un milagro ha caído en descrédito. Un creciente número de seres humanos hoy, especialmente jóvenes, no tienen vergüenza de creer y de aceptar que viven por la fe. En este nuevo siglo veintiuno la experiencia religiosa se vive sin inhibiciones. Sigue leyendo

Pró-logo

En esta entrada, las palabras de introducción que José de Segovia escribe en el Cuaderno de Evangelización que este año publica la Alianza Evangélica Española, escrito por Jaime Fernández, y que lleva por título “Pre-evangelización: Ideas y reflexiones para el trabajo evangelístico.” Sigue leyendo

Una apologética relacional

20090114200704_heartache¿Por qué la gente no cree en el evangelio? A veces parece como si las personas a nuestro alrededor, tuvieran un problema intelectual con el mensaje del evangelio. Nos dicen que no pueden creer en los milagros; o que no pueden entender que exista Dios, cuando en el mundo hay tanto sufrimiento. Todo parece indicar que el problema está en la cabeza… diríamos que se trata de un problema intelectual. 

Sin embargo, Romanos 1 señala en otra dirección. Se trata de un problema mayor. Pablo dice que la verdad de Dios es tan evidente que todo el mundo puede verla. El problema no es que la gente no pueda creer, el problema es que la gente no quiere creer. Según este primer capítulo de la Carta a los  Romanos, lo que hacemos es suprimir a toda costa la verdad que conocemos acerca de Dios. No queremos creer, porque no queremos obedecer. El problema es de corazón.

De todos modos, debemos tratar con las cuestiones intelectuales que se nos plantean por medio de una apologética racional. Pero es importante que no perdamos de vista la necesidad de una apologética relacional. Es necesario que la gente vea lo bueno que es vivir bajo el reino de Dios (Deuteronomio 4:5-8). Estamos llamados a ser luz a las naciones. Como Blaise Pascal dijo, es necesario que la gente primero vea la necesidad de creer en nuestro mensaje antes de que ni tan siquiera empecemos a tratar de persuadirles sobre la verdad del mismo.  Y, cómo no, en todo esto no podemos dejar de recurrir a la oración; pues en último término, sólo Dios puede abrir los ojos de aquellos que por ahora todavía no ven.

________________________________

* Adaptado de un post original de Tim Chester que puedes leer aquí

¿Cómo evangelizar sin vértigo?

vertigo3

Si alguna vez quieres hacer que otro cristiano se sienta culpable (nos sugiere Steve Timmis), invítale a escuchar un sermón o conferencia sobre evangelización. Para una gran mayoría, la evangelización es como practicar caída libre o dar un salto al vacío –suena emocionante… una gran idea, pero la mayoría de nosotros no tenemos el suficiente valor para hacerlo.   

Sin embargo, aún cuando pueda ser verdad que sólo un número relativamente pequeño de gente tienen el don de evangelistas, la verdad es que todos podemos contribuir de forma significativa a la tarea de evangelización de la iglesia. Pero para que esto realmente sea así, necesitamos hacer un cambio en nuestra manera de entender la evangelización. Necesitamos pasar del “yo currándome esto de la evangelización con mis colegas” a un “nosotros trabajando juntos en este proceso vertigo2de la evangelización con mis (pronto nuestros) colegas.” Se trata de hacer una transición de lo más simple, aunque al final la diferencia a la hora de entender la evangelización de una manera o de otra resulta abismal.

En ese contexto, entonces “yo” introduzco a mi amigo –que no es cristiano- a mis hermanos y hermanas (es decir, la iglesia). Mi amigo ve entonces como interactuamos, reímos y lloramos, perdonamos y servimos. De esta manera, mi amigo empieza a ver el evangelio en acción y “escucha” el evangelio al ver cómo lo aplicamos en nuestras relaciones a diario. Así planteada, la evangelización es un proceso continuo y lo único que hacemos es poner a nuestros familiares, amigos o conocidos en el contexto en el que el evangelio es expuesto de una forma natural (nuestras relaciones). La evangelización concebida de esta manera cambia drásticamente, de ser algo que nos intimida y de lo que queremos escapar a toda costa,  a ser algo tan natural como la vida misma. 

* Adaptación del post Evangelism

Jesús, modelo de misión

summer_sand_steps_1En 1966 se celebró en Berlín el Congreso Mundial de Evangelismo, auspiciado por la Asociación Billy Graham y la revista Cristianity Today. Hace un par de semanas un buen amigo mío (miembro de la iglesia en la que soy pastor y que, por cierto, junto con su esposa están preparándose para el campo misionero), me dejó una copia del libro Cómo comprender la misión del Dr. Samuel Escobar, en el que este gran misionólogo evangélico escribe lo siguiente: Sigue leyendo